• Dietética y nutrición

    Dietética y nutrición

    Muchos de los atletas que llegan a consulta están interesados en aumentar la masa muscular para aumentar su fuerza y potencia para lo cual se someten a rutinas específicas de pesas, las variaciones en composición corporal pueden ser variables entre estos pacientes dependiendo el deporte que se practique, su frecuencia y el grado de profesionalismo o no que se maneje.

    El punto en común radica entonces en la necesidad de una alimentación y asesoramiento dietético adecuado con el fin de poder conseguir sus objetivos.

    También se debe tener en cuenta la determinación de objetivos que debe ser adecuada y realista a cada individuo en particular. En general todo el mundo está tras los resultados rápidos cuando se trata de desarrollo muscular, pero la realidad es que los músculos necesitan tiempo para crecer. Todo el mundo tiene un potencial genético diferente para desarrollar la masa muscular.

    Por otra parte existe una gran confusión en cuanto en cuanto a la dieta que se debe llevar a cabo cómo para aumentar el tamaño del músculo e incrementar su funcionalidad. Para ganar masa muscular necesitaremos en muchas ocasiones dietas hipercalóricas, que son teóricamente difíciles de realizar pero que también se las pueden hacer mas prácticas y “realizables” con la ayuda de ciertos suplementos, batidos o preparados alimenticios diversos. Sin embargo, los pacientes en general traen consigo un bagaje de conocimientos, a veces acertados, otras veces erróneos o una mezcla de ambos, sobre como debería ser su alimentación para poder lograr sus objetivos. Consideramos que es nuestro deber como profesionales guiarlos, corregirlos y acompañarlos para que puedan mejorar su nutrición y sus hábitos preexistentes con el objetivo de que puedan lograr sus metas planteadas en la consulta.

    El papel de los hidratos de carbono y proteínas en el desarrollo muscular

    Para ganar masa muscular se requiere un balance energético positivo. Esto exige un aumento general de la ingesta alimentaria que no siempre es posible cubrir en forma correcta y equilibrada. Sin embargo, los carbohidratos son el primer nutriente en que centrarse, ya que el músculo necesita el combustible necesario para realizar el entrenamiento que estimulará a los músculos a crecer. También es importante para los atletas que tratan de ganar masa muscular cubrir las necesidades de proteínas, pero es importante aclarar que la ingesta de proteínas en exceso no son necesarias. En la mayoría de los casos, una dieta alta en energía que proporciona 1,2-2g de proteína por kilogramo de masa corporal asegurará de que las necesidades de proteínas estén satisfechas. Estas ingestas de proteínas son fácilmente cubiertas por el consumo de una dieta variada que satisfaga sus necesidades de energía. El consumo de proteínas por encima de este nivel no tiene un efecto anabólico, por lo tanto, el exceso de proteína se oxida como fuente de energía y puede contribuir al aumento de la grasa corporal. Dietas de muy alta cantidad de proteínas pueden desplazar a otros nutrientes importantes de la dieta y pueden ser una fuente de grasa saturada. Los requerimientos de proteínas están también determinados por el tipo de disciplina que se practique (fuerza, velocidad, resistencia o una combinación de todas). Un error frecuente y universal de los deportistas es el consumo excesivo de proteínas con la intención de aumentar la masa muscular, sin embargo un consumo de proteínas constante, excesivo y sin criterio a largo plazo puede acarrear descalcificación ósea. La recomendación de proteínas es de 1,2-1,7 gramos de proteínas por kg de peso.

    Los hidratos de carbono también son fundamentales ya que estimulan la descarga de insulina en el torrente sanguíneo, esta hormona al ser anabolizante participa en el desarrollo muscular así también como de otros tejidos del organismo. Por lo tanto para conseguir un aumento muscular hace falta consumir alimentos hidrocarbonados y proteicos. Si se consumen alimentos ricos en estos nutrientes combinados antes o durante el ejercicio, ayudan a la formación del músculo. Si se ingieren después del entrenamiento, favorecen la recuperación del glucógeno y se evita la pérdida de proteínas del músculo.

Deja un comentario

Cancel reply